Fisioterapia

¿Por qué se lesiona la espalda?

La lesión de un tejido en la zona lumbar, suele venir precedida por la degeneración de las estructuras, y mecanismos dinámicos de protección de este segmento.

Estos son algunos de los factores mecánicos que producen la degeneración del tejido:

Degeneracion lumbar Movimientos de cizalla:

Degeneracion lumbar Movimientos de cizalla

El movimiento de la columna cuando sale de los parámetros neutros, en la que es eficaz la protección del complejo músculo-ligamentario, deja al disco articular huérfano, expuesto a las fuerzas de cizallamiento capaces de degenerar el tejido, sin ninguna señal de alarma activa por parte del sistema nervioso. Pero esto solo ocurre si no hay una buena musculatura que haga de faja abdominal que proteja la espalda

Un esfuerzo en flexión y/o rotación:

Este es el típico movimiento desencadenante de dolor cuando el proceso degenerativo ya ha hecho mella, en este momento da la cara la evaluación que hace el sistema nervioso del daño que existe (inflamación) o prevé que existirá en ese contexto (debido a experiencias previas). Y esto es muy importante, pese a que el tejido ya estaba degenerado, no existe dolor hasta que el sistema nervioso evalúa si existe algún riesgo para esa zona o no. Por este motivo el tratamiento se basa informar al sistema nervioso, que ya no existe peligro, porque la degeneración siempre ha estado ahí. Cuando evalúa que existe daño en el tejido, dispone de todo un arsenal de alarma y protección: hipertono, inflamación, condiciona la actividad, activa los mecanismos en el trabajo, vida familiar, amigos, profesionales sanitarios, sociedad (dependiendo de las habilidades sociales del individuo) para pedir ayuda, e informarse en lugares como éste sobre cuál es su situación, y pronostico.

Habitualmente se produce por usar patrones de movimiento (como levantar un peso) sin tener en cuenta la ergonomía postural.

El contexto bioquímico del tejido

Si a esto añadimos un contexto bioquímico en el que el disco no se pueda hidratar, nutrir, reponer, y conservar las glucoproteinas que defienden su integridad, estamos sentando las bases para la degeneración discal, protusión, rotura ligamentaria, hernia, inflamación, desgaste apófisis articulares.

En este contexto los defensores de estos tejidos (que sigue siendo el complejo músculo-ligamentario), defienden esta situación provocando dolor, porque están trabajando en condiciones insoportables para su capacidad, incluso en posiciones tan habituales como estar sentado.

En resumen si estás muchas horas sentado en una mala posición, los músculos que protegen tus lumbares o cervicales dejan de hacer su función porque están en una situación de desventaja frente a las fuerzas lesivas, que degeneran estos tejidos. En cambio si esa musculatura esta fuerte y coordinada es capaz de asegurar la integridad de todas las estructuras sin degenerar ni provocar dolor, incluso en las posiciones mas agresivas como practicar deporte, o mantenidas en el tiempo como estar sentado horas.

Hernia lumbar ¿Como revertir esa situación?

Hernia lumbar

El primer paso es disminuir la percepción de amenaza que genera el dolor, para poder trabajar sin problemas con los estabilizadores de la columna, que son los que realmente protegen.

Segundo paso dotar al paciente de mecanismos que ayuden a estabilizar su columna, e incentivar la realización de esos ejercicios en casa, o implicarlo en una dinámica de grupo en clases, por ejemplo, de pilates.

Tercer paso, exposición gradual a las actividades de la vida diaria que se habían vuelto imposibles, descontextualizar la situación en la que se produjo la lesión, para crear una memoria sin dolor de los movimientos lesionales.